Un Futuro con Esperanza – Guatemala

Del 9 al 16 de marzo 2019, la Ciudad de Guatemala se convirtió en la sede principal de la campaña de evangelismo titulada “Un Futuro con Esperanza.” La misma fue dirigida por el pastor Richard Piñero y el pastor Robert Costa. Cada noche se presentaron temas Cristo-céntricos que ayudaron a los asistentes a comprender el gran conflicto que existe entre el bien y el mal y lo que Dios quiere hacer hoy en nuestras vidas para que vivamos con esperanza mientras aguardamos el maravilloso futuro que Él nos ha prometido.

El pastor Richard Piñero dirigiendo la primera parte de la campaña.

Uno de los milagros que podemos resaltar durante esta semana fue lo sucedido en las vidas de Estela y Michael. Estela trabaja para Patricia en una tienda de recuerdos autóctonos de Guatemala. Patricia ha sido miembro de la Iglesia Adventista por un buen tiempo y a través de su negocio, ha hecho lo posible por compartir el amor de Jesús con sus empleadas. Comienza su labor cada mañana con un pequeño culto donde les lee un pasaje de la Biblia y una breve reflexión. Esto ha permitido que entre las compañeras haya confianza y la libertad de compartir sus inquietudes sobre la fe y la Biblia.

Durante la semana de evangelismo, el pastor Richard Piñero decidió visitar la tienda de Patricia para buscar recuerdos para sus familiares y amigos. Al momento que llegó al negocio de Patricia, la encontró conversando con Estela acerca de la Biblia. Entonces ella le dijo a Estela, “Aquí llegó el pastor. Él te puede explicar mejor lo que me estás preguntando.”

Estela había comenzado a asistir a una iglesia dominical junto a su novio, Michael, ocho meses antes. Estaban a punto de bautizarse pero tenían muchas inquietudes en cuanto a las enseñanzas de su pastor. “Mi pastor me dijo que el día de mi bautismo no me puedo meter en el agua por 24 horas y que debo estar en ayuno todo el día. ¿En qué parte de la Biblia encuentro esto? Yo quiero que Dios me lo explique claramente. Yo creo en Él.” Lo que comenzó con una sencilla pregunta terminó en un estudio bíblico de casi dos horas, donde el pastor Piñero le pudo explicar a Estela el propósito del bautismo y lo que significa. Estela se mantuvo muy atenta y tomó nota de cada cita bíblica que le fue mencionada. Al finalizar la conversación, el pastor Piñero la invitó a ella y a su novio al programa de esa noche donde el pastor Robert Costa estaría haciendo su presentación.

Estela y Michael escuchando atentamente el tema presentado por el Pr. Robert Costa.

Esa noche, el tema que trató el pastor Robert Costa se tituló “Esperanza para un nuevo comienzo” y hablaba específicamente sobre el bautismo. Estela y Michael escucharon atentamente y con mucho entusiasmo recibieron el mensaje en sus corazones. Decidieron continuar asistiendo a las demás reuniones y el sábado por la tarde tomaron la decisión de entregar sus vidas a Cristo a través del bautismo.

El evento culminó con una celebración especial por el 25to aniversario del ministerio Escrito Está. Para la gloria de Dios, 73 personas entregaron sus vidas a Dios por medio del bautismo. Se espera que en los siguientes días se bauticen 137 personas más. Cada una de ellas comenzará una historia nueva con Cristo en su búsqueda de “Un Futuro Con Esperanza.”

Estela y Michael segundos después de su bautismo.

Semana de la Esperanza – Argentina

Del 28 de noviembre al 1 de diciembre se desarrolló un ciclo de conferencias con el Pr. Robert Costa en la zona norte de Buenos Aires, Argentina. Cada noche, 700 personas participaron de la reunión, que también fue transmitida en vivo por Youtube. Entre los momentos más significativos estuvo el bautismo de Patricia, una dama que creció en un hogar cristiano, pero que se alejó de Dios por muchos años participando incluso en el mundo del ocultismo. Finalmente tomó la decisión de volver a Cristo y comenzar una vida nueva.

Otra historia con un final feliz es la de Orlando, quien se levantaba cada sábado por la mañana para sintonizar el programa cristiano “Una Luz en el Camino” transmitido en un canal local. Le llamó la atención un libro que se ofrecía gratis. Un día mientras caminaba por la plaza encontró a un grupo de hermanos adventistas que regalaban el mismo libro. Se acercó a solicitarlo y también aceptó estudiar la Biblia con ellos. Así comenzó a experimentar los planes que Dios tenía para su vida. Luego de completar la serie de lecciones e integrarse a la Iglesia se bautizó. Luego compartió su experiencia con su hijo, su sobrina y el esposo de ella que también se unirán próximamente al Pueblo de Dios.

Este magno evento concluyó con el bautismo de 27 personas. Parte de estos resultados es gracias a la labor realizada por un grupo de jóvenes que hicieron una pausa en sus profesiones por un año para servir como voluntarios dando clases de idiomas, nutrición, computación, arte, mecánica, y mucho más, para predicar el evangelio en esta comunidad. También por un club de motociclistas que llevaron a 11 personas al bautismo.

Damos la honra y la gloria a Dios por la labor realizada a través de personas comprometidas a compartir con otros el amor de Cristo. Nosotros solo necesitamos comprometernos a testificar y Dios es quien se encargará de los resultados.

Si te gustaría ver las transmisiones de este evento, haz clic aquí.