Un Futuro con Esperanza – Guatemala

Del 9 al 16 de marzo 2019, la Ciudad de Guatemala se convirtió en la sede principal de la campaña de evangelismo titulada “Un Futuro con Esperanza.” La misma fue dirigida por el pastor Richard Piñero y el pastor Robert Costa. Cada noche se presentaron temas Cristo-céntricos que ayudaron a los asistentes a comprender el gran conflicto que existe entre el bien y el mal y lo que Dios quiere hacer hoy en nuestras vidas para que vivamos con esperanza mientras aguardamos el maravilloso futuro que Él nos ha prometido.

El pastor Richard Piñero dirigiendo la primera parte de la campaña.

Uno de los milagros que podemos resaltar durante esta semana fue lo sucedido en las vidas de Estela y Michael. Estela trabaja para Patricia en una tienda de recuerdos autóctonos de Guatemala. Patricia ha sido miembro de la Iglesia Adventista por un buen tiempo y a través de su negocio, ha hecho lo posible por compartir el amor de Jesús con sus empleadas. Comienza su labor cada mañana con un pequeño culto donde les lee un pasaje de la Biblia y una breve reflexión. Esto ha permitido que entre las compañeras haya confianza y la libertad de compartir sus inquietudes sobre la fe y la Biblia.

Durante la semana de evangelismo, el pastor Richard Piñero decidió visitar la tienda de Patricia para buscar recuerdos para sus familiares y amigos. Al momento que llegó al negocio de Patricia, la encontró conversando con Estela acerca de la Biblia. Entonces ella le dijo a Estela, “Aquí llegó el pastor. Él te puede explicar mejor lo que me estás preguntando.”

Estela había comenzado a asistir a una iglesia dominical junto a su novio, Michael, ocho meses antes. Estaban a punto de bautizarse pero tenían muchas inquietudes en cuanto a las enseñanzas de su pastor. “Mi pastor me dijo que el día de mi bautismo no me puedo meter en el agua por 24 horas y que debo estar en ayuno todo el día. ¿En qué parte de la Biblia encuentro esto? Yo quiero que Dios me lo explique claramente. Yo creo en Él.” Lo que comenzó con una sencilla pregunta terminó en un estudio bíblico de casi dos horas, donde el pastor Piñero le pudo explicar a Estela el propósito del bautismo y lo que significa. Estela se mantuvo muy atenta y tomó nota de cada cita bíblica que le fue mencionada. Al finalizar la conversación, el pastor Piñero la invitó a ella y a su novio al programa de esa noche donde el pastor Robert Costa estaría haciendo su presentación.

Estela y Michael escuchando atentamente el tema presentado por el Pr. Robert Costa.

Esa noche, el tema que trató el pastor Robert Costa se tituló “Esperanza para un nuevo comienzo” y hablaba específicamente sobre el bautismo. Estela y Michael escucharon atentamente y con mucho entusiasmo recibieron el mensaje en sus corazones. Decidieron continuar asistiendo a las demás reuniones y el sábado por la tarde tomaron la decisión de entregar sus vidas a Cristo a través del bautismo.

El evento culminó con una celebración especial por el 25to aniversario del ministerio Escrito Está. Para la gloria de Dios, 73 personas entregaron sus vidas a Dios por medio del bautismo. Se espera que en los siguientes días se bauticen 137 personas más. Cada una de ellas comenzará una historia nueva con Cristo en su búsqueda de “Un Futuro Con Esperanza.”

Estela y Michael segundos después de su bautismo.

25 Aniversario de Escrito Está en Guatemala

Si vives en Ciudad de Guatemala, estás cordialmente invitado a los siguientes eventos:

Seguido por:

El último sábado tendremos una celebración especial por el 25 aniversario de Escrito Está. Nos gustaría conocerte. Si no puedes asistir, este evento será transmitido en vivo a través de nuestra página de Facebook.

 

Semana de la Esperanza – Argentina

Del 28 de noviembre al 1 de diciembre se desarrolló un ciclo de conferencias con el Pr. Robert Costa en la zona norte de Buenos Aires, Argentina. Cada noche, 700 personas participaron de la reunión, que también fue transmitida en vivo por Youtube. Entre los momentos más significativos estuvo el bautismo de Patricia, una dama que creció en un hogar cristiano, pero que se alejó de Dios por muchos años participando incluso en el mundo del ocultismo. Finalmente tomó la decisión de volver a Cristo y comenzar una vida nueva.

Otra historia con un final feliz es la de Orlando, quien se levantaba cada sábado por la mañana para sintonizar el programa cristiano “Una Luz en el Camino” transmitido en un canal local. Le llamó la atención un libro que se ofrecía gratis. Un día mientras caminaba por la plaza encontró a un grupo de hermanos adventistas que regalaban el mismo libro. Se acercó a solicitarlo y también aceptó estudiar la Biblia con ellos. Así comenzó a experimentar los planes que Dios tenía para su vida. Luego de completar la serie de lecciones e integrarse a la Iglesia se bautizó. Luego compartió su experiencia con su hijo, su sobrina y el esposo de ella que también se unirán próximamente al Pueblo de Dios.

Este magno evento concluyó con el bautismo de 27 personas. Parte de estos resultados es gracias a la labor realizada por un grupo de jóvenes que hicieron una pausa en sus profesiones por un año para servir como voluntarios dando clases de idiomas, nutrición, computación, arte, mecánica, y mucho más, para predicar el evangelio en esta comunidad. También por un club de motociclistas que llevaron a 11 personas al bautismo.

Damos la honra y la gloria a Dios por la labor realizada a través de personas comprometidas a compartir con otros el amor de Cristo. Nosotros solo necesitamos comprometernos a testificar y Dios es quien se encargará de los resultados.

Si te gustaría ver las transmisiones de este evento, haz clic aquí.

Viviendo con Esperanza – Guatemala 2018

Del 21 al 23 de febrero, el pastor Robert Costa visitó la capital de Guatemala para dirigir una campaña de evangelismo, a la cual asistieron aproximadamente tres mil personas cada noche. Un tercio de los asistentes eran invitados simpatizantes del mensaje adventista que recibieron una invitación por el diario nacional, Publinews, o por medio de un amigo.

Al evento se sumaron miles más ya que fue transmitido por tres estaciones de radio local y por Facebook Live. La campaña concluyó con 90 bautismos y 195 decisiones para bautizarse en el futuro.

Leonardo Maldonado, un pastor de la Iglesia Adventista local dijo: “Yo soy una persona no vidente, pero esta noche la he vivido con esperanza al escuchar sumergirse a las personas en las aguas bautismales y los pasos de aquellos que llegaban a los pies de Jesús. Vale la pena ser no vidente porque es mejor vivir con esperanza.”

Durante su visita a Guatemala, el pastor Robert Costa fue invitado a la Corte Suprema de Justicia para hablar y orar por los trece magistrados de la nación. Él junto a los líderes de la Iglesia Adventista local fueron recibidos con amabilidad y respeto. Uno de los empleados de la Corte Suprema declaró: “Los vamos a recibir como embajadores de una nación porque son embajadores del Reino de los Cielos.”

Como regalo de aprecio, el pastor Robert Costa le entregó al presidente de la Corte Suprema, José Antonio Pineda, una medalla de Embajador de la Paz e instó a los líderes de Guatemala a vivir justamente, ser misericordiosos y humildes ante el Supremo Gobernador del Universo. Además les extendió una invitación a la campaña de evangelismo, Viviendo con Esperanza. Fue una grata sorpresa enterarse que uno de los magistrados sintoniza semanalmente el programa de televisión Escrito Está y disfruta el devocional diario, Una Mejor Manera de Vivir.

Otra actividad que se realizó durante la semana fue la visita del pastor Robert Costa a la cárcel militar, donde pudo hablar con uno de los expresidentes de la nación para orar con él y obsequiarle una copia del libro El Conflicto de los Siglos, el cual aceptó con gratitud. Además se reunió con los líderes de la Corte Suprema de Justicia de la nación, para orar por ellos y obsequiarles una copia del libro Una Luz de Esperanza.

Al finalizar las actividades evangelísticas en Guatemala, el pastor Costa declaró: “Estoy muy contento de ver el trabajo que los miembros de la Iglesia Adventista están realizando en Guatemala para alcanzar a todos los miembros de la sociedad. Son un gran equipo y les pido que oren por este país para que muchos sean alcanzados con un mensaje de esperanza a través de las obras que se están realizando aquí.”

Un Paso de Fe

En septiembre de 2017, la Asociación Metropolitana de Guatemala le extendió una invitación al pastor Robert Costa para realizar una campaña de evangelismo en Ciudad de Guatemala en febrero de 2018.

Una vez que se le informó a la feligresía de la Iglesia Adventista sobre el evento, una familia decidió dar un paso de fe. Con el deseo de invitar a la mayor cantidad de personas a escuchar la Palabra de Dios, los esposos Ruben y Fernanda Morales dijeron: “¿Por qué no distribuimos invitaciones a la campaña a través de Publinews?” Publinews es el periódico mundial más grande de metro y el primer periódico gratuito en Guatemala.

La pareja se contactó inmediatamente con las oficinas de Escrito Está para obtener permiso de distribuir las invitaciones. Además se tomaron el tiempo para descargar los estudios bíblicos gratuitos que están disponibles en nuestro sitio de internet (escritoesta.org/estudios), y diseñar e imprimir diez mil lecciones para repartirlas junto con las invitaciones.

Dos semanas previas a la campaña, los esposos Morales juntaron a familiares y amigos para preparar las invitaciones previo a su distribución. No nos cabe la menor duda de que su esfuerzo y fidelidad trajo una gran recompensa. A la campaña de evangelismo, Viviendo con Esperanza, asistieron aproximadamente tres mil personas cada noche, entre las cuales estaban personas que recibieron la invitación a través del periódico Publinews.

Amigo y amiga, recuerda la promesa de Dios: “Echa tu pan sobre las aguas; porque después de muchos días lo hallarás” (Eclesiastés 11:1). Si Dios te impresiona a dar un paso de fe, no lo dudes, simplemente obedece. A su debido tiempo verás los resultados, porque siempre hay bendición cuando compartes con otros el mensaje de esperanza que nos ofrece la Palabra de Dios.

El Evangelio en Ciudad de México

Desde muy temprana edad, Miguel había querido ser abogado. Durante años trabajó y estudió. Su tenacidad valió la pena cuando finalmente consiguió un puesto en la oficina del fiscal general en la Ciudad de México.

Miguel era muy querido y muy respetado en los círculos de liderazgo. Parecía que tenía todo lo que quería. Él tenía un gran respeto por la ley y una creencia profundamente arraigada en la importancia de la justicia en todos sus tratos. Pero algo le preocupaba. Durante mucho tiempo había luchado con la idea de la justicia de Dios. Quería creer en la religión de su juventud, pero como abogado, no podía aceptar lo que él percibía como el duro trato de Dios hacia el pecador culpable. ¿Cómo podrían las leyes del hombre ser más compasivas que las de su Creador?

Un día escuchó que el presentador de un programa de televisión que solía ver estaría teniendo reuniones en un gran hotel en el centro de la ciudad de México.

Se trataba del programa en español del ministerio It Is Written, Escrito Está, y el orador era el pastor Robert Costa. A Miguel siempre le había gustado el programa, y confiaba en el enfoque honesto y directo del pastor Costa respecto de la verdad bíblica, por lo que decidió asistir.

Miguel junto a su esposa.

Noche tras noche, mientras se presentaba cada mensaje, Miguel iba aceptando la verdad de la palabra de Dios. Pero luego se presentó el tema del juicio final, y algo cambió en Miguel. Él dijo:

“Como abogado y no como un estudiante regular de la Biblia, hubo cosas que escuché en diferentes iglesias que se contradecían entre sí y plantearon mis dudas en cuanto a la Biblia y a Dios. Pareciera que Dios no es justo.

El tema que tocó mi corazón como ningún otro fue el de las buenas nuevas del juicio final. Este mensaje era el que más me hacía falta escuchar para poder comprender el verdadero carácter de Dios. Era la pieza del rompecabezas que necesitaba. Ahora veo el evangelio claramente. Veo que Dios es justo, pero también es misericordioso y compasivo.

Finalmente entiendo que la justicia de Dios es una acusación que ha estado pendiente ante el trono de Dios desde el primer reclamo de Lucifer. Es una acusación que Dios ha estado respondiendo desde la caída del hombre. Ahora la cruz tiene un nuevo significado para mí porque es la respuesta más brillante y llena de amor que Dios podría dar.”

Al final de la serie, Miguel, su esposa y su cuñada respondieron al llamado de bautismo y entregaron sus vidas a Dios.

“Tuvimos bautismos todas las noches, y hablé y oré con Miguel en varias ocasiones”, dijo el pastor Costa. “Tuvo una lucha intensa debido a compromisos sociales profundamente arraigados, pero la verdad bíblica triunfó en su corazón. En todo caso, la historia de Miguel reafirma mi convicción de que debemos presentar los mensajes de los tres ángeles con claridad y sin temor. Si no lo hacemos, podemos estar privando a alguien del gozo en Jesús y de la oportunidad de la vida eterna.”

El pastor Robert Costa junto a los hermano en Ciudad de México.

La serie también ayudó a alentar a los líderes y miembros de iglesia local, quienes a menudo luchan en esta ciudad compleja y secular de más de 9 millones de personas.

“Nunca debemos dejarnos intimidar por los números porque no trabajamos solos”, dijo el pastor Costa a los pastores e iglesias. “Dios no nos pide que tengamos éxito. Él solo pide que seamos fieles, y Él se encargará del resto”.

Por favor, mantengan al ministerio Escrito Está en sus oraciones.

 

Del Sufrimiento a la Esperanza

 

Luis nació en un hogar cristiano en Bogotá, Colombia. Creció aprendiendo sobre Jesús y la Biblia. Pero a medida que crecía, se alejó de Dios y finalmente abandonó la iglesia. Él no tenía tiempo para las cosas de Dios. Se casó con una buena mujer, tuvo un trabajo maravilloso y esperaba su primer hijo. Las cosas no podrían haber sido mejores. Según él, tenía una gran vida y no necesitaba nada.

Sin embargo, todo cambió cuando su hijo nació con un grave problema de salud. Día tras día, Luis y su esposa Laura se sentaban junto a su hijo, esperando que tal vez ese fuera el día en que mejorara. Pasaron cuatro largos meses y el bebé Marco permanecía hospitalizado. Durante este tiempo, Luis recordó al Dios de su infancia. ¿Cómo pudo haber sido tan tonto al pensar que no necesitaba a Dios? ¿Dios lo ayudaría ahora? Sin duda, no podría ser demasiado tarde.

Mientras ellos pasaban largas horas en el hospital, Luis comenzó a sintonizar un programa que veía por televisión, llamado Escrito Está. Cada vez que el predicador hablaba, Luis sentía que la esperanza renacía en su corazón. Escuchaba al predicador decir que Dios perdona libremente a todos los que vienen a él.

Desde lo profundo de su corazón, Luis clamó a Dios, pidiéndole perdón y ayuda para su hijo. Día tras día, se aferró a esa esperanza anhelando encontrar un camino de regreso a Dios y a su iglesia.

Un día, Luis recibió la visita de un viejo amigo de la iglesia que le informó que el presentador del programa que tanto le gustaba ver estaba en la ciudad realizando una campaña de evangelismo. Luis no lo podía creer. ¿El pastor Robert Costa estaba en Bogotá? El programa era bien conocido en todo el país, pero Luis nunca había imaginado que tendría la oportunidad de ver, y tal vez incluso hablar, con el orador personalmente. Sabía que debía buscar la manera de hacerlo.

Esa noche asistió a las reuniones con su amigo, y después del servicio esperó para hablar con el pastor Costa. El pastor resultó ser tan amable y comprensivo como Luis había imaginado y relacionó a Luis con uno de los pastores locales. Oraron por Luis y su pequeña familia, pidiendo una bendición especial por su hijito. Luis expresó su deseo de ser re-bautizado y unirse a la iglesia nuevamente. Tanto él como Laura comenzaron a asistir a las reuniones cada noche.

Al final de la serie, Luis y Laura fueron bautizados, y su hijo mejoró lo suficiente como para irse a casa con ellos. Hubo alegría en sus rostros cuando compartieron cómo Dios usó su sufrimiento para traerlos de vuelta a él.

Dice el pastor Costa: “A veces es en la oscuridad de la noche cuando la misericordia de Dios brilla con intensidad. A menudo podemos ver mejor su gloria en nuestra hora más oscura”.

Durante esa semana, 3.000 personas llenaron el coliseo donde se llevó a cabo la serie, sin contar con los asistentes que pudieron sintonizar la señal satelital en diferentes iglesias de todo el país. En total, se realizaron un total de 2,811 bautismos, 400 de ellos en el coliseo. Uno de los últimos bautismos incluyó al hermano de Luis, que vino como resultado del testimonio de Luis.

 

Chile: Semana de Esperanza

Concepción, Chile…[Equipo ASN, Raúl Salamanca Muñoz] El pastor Robert Costa fue el orador de la semana Esperanza Viva en Gran Concepción, región ubicada en la zona centro sur de Chile. El evento se desarrolló del 19 al 26 de noviembre y fue acompañado del cuarteto Heraldos de Esperanza. Entre los temas presentados estuvo “Esperanza sobre la muerte”, “La vida eterna”, “El dolor”, “El sufrimiento o lo imposible”. Fueron centenas las personas que participaron en la iglesia adventista central de la ciudad.

Costa quien es orador y director del programa de televisión Escrito Está basó todos sus mensajes en la Biblia. Atrajo la atención de un millar de personas que asistieron cada día. Centenas de ellos jamás habían escuchado con tanta claridad como Dios revela orientaciones para traer paz y tranquilidad a la vida.

El pastor Eleodoro Castillo, director de Evangelismo para la Iglesia Adventista en la Octava Región (Chile), reconoce que la sencillez y potencia del mensaje atrajo a tantas personas, que el amplio salón de la iglesia no pudo contener el alto número de asistentes. A tal grado, que la organización decidió desarrollar el programa los días 20 y 26, en dos turnos para que todos pudiesen ingresar y participar en comodidad.

Durante la semana 27 personas entregaron su vida a Cristo mediante el bautismo. Entre ellas estuvo Javier Etcheverry, arquitecto, que diseñó y construyó el templo de la iglesia central de Concepción. Él tuvo contacto con los adventistas mediante su trabajo, apoyo espiritual de la iglesia y estudios bíblicos que recibió de Carolina Jasma. Seguidamente decidió ser bautizado en la misma iglesia que él diseñó.

Así como Etcheverry otras personas que participaron de la semana Esperanza Viva tomaron la decisión de entregar sus vidas, por medio del bautismo, más adelante. A esto se agrega que producto de este mismo esfuerzo misionero, en el mes de noviembre, otras 300 personas fueron bautizadas en toda la Octava Región de Chile.

Testimonios de sanidad y conversión.

El programa no fue sólo sermón, sino que también fueron incluidas historias personales que contaron sus propios protagonistas. Esto permitió agregar al mensaje del predicador un especial sentido. Fue la demostración real del poder de Dios obrando directamente en la vida de personas que clamaron a él.

Luego de los cantos de alabanzas de la congregación, el pastor Costa los entrevistaba. Entre ellos estaba Víctor Sepúlveda y Margarita Araya.

Víctor Sepúlveda tras una agresiva enfermedad de párkinson y en una condición de salud muy complicada contó como recibió la completa sanidad, en la semana de la esperanza, luego de las oraciones y del ungimiento bíblico por miembros de la iglesia central de su región.

Margarita relata como fue sanada milagrosamente de una enfermedad terminal.

Por otro lado, Margarita que estaba desahuciada por los médicos por un cáncer avanzado, llegó a su casa implorando a Dios misericordia. Dijo que en esas horas de dolor e incertidumbre, Dios respondió su pedido de una manera muy particular y le devolvió la sanidad en un instante.

Ellos, además de contar sus propias historias de vida, contaron como se produjo el cambio en su vida personal y como se entregaron a Cristo.

Impacto de Alumnos de Teología y redes sociales.

Esta campaña fue producto de un trabajo previo. En esto intervino en gran medida el grupo de 24 estudiantes de teología de la Universidad Adventista de Chile, que apoyaron a las iglesias. Muchas de las personas que tomaron la decisión de bautizarse fueron orientadas por ellos.

Los medios digitales y redes sociales de la iglesia adventista de la zona Centro Sur de Chile y la iglesia adventista central de Concepción, tomaron parte en la promoción y difusión de esta campaña.

Por su lado, la iglesia anfitriona utilizó las redes sociales y su web oficial www.iglesiacentral.cl para anunciar a la comunidad los detalles de este evento. De esta manera, utilizó como principal vehículo de comunicación a Facebook, por la instantaneidad de la información y para la transmisión del evento en vivo. Así logró un alcance (personas localizadas en Chile, otros países de América y Europa) que sumó 32.000 en toda la semana.

A esto hay que agregar que 163 personas, a través de internet, respondieron efectivamente a la invitación que hizo la iglesia.

Efectos en la iglesia.

La membresía de la Iglesia Adventista robusteció su compromiso evangélico y los asistentes pudieron advertir que deben ser ellos mismos quienes lleven adelante un mensaje de esperanza a la comunidad. En este sentido, José Millanao dijo: “Creo que es tiempo de hacer la obra que se nos encomendó, él [pastor Robert Costa] nos ha venido a inyectar ese entusiasmo para lograrlo”.

El pastor Robert Costa haciendo el llamado a los asistentes.

De este modo, tanto la membresía como pastores vieron que el evangelismo está vivo, y que la comunidad responde cuando la iglesia se moviliza. Por este motivo, el departamento de Evangelismo de la Iglesia Adventista en la zona Centro Sur, ya está pensando en replicar un programa similar para desarrollarlo el primer semestre del año 2017, especialmente para las personas interesadas en continuar el estudio de las Sagradas Escrituras.

 

Chiapas: Servicio en Equipo

En abril de 2016, el Pr. Robert Costa fue invitado a tener una mini semana de cosecha en Motozintla, Chiapas, México. Es una ciudad de 30,000 habitantes, donde un tercio de la población es Adventista del Séptimo Día. Los miembros de las iglesias locales de la zona han tomado con seriedad el consejo del Espíritu de Profecía, y siguiendo el método de Cristo, uno de servicio al prójimo, los resultados han sido asombrosos.

En los meses previos a la visita del Pr. Costa, los miembros de iglesia junto con 400 voluntarios profesionales de diferentes partes de México, se unieron para atender a más de 3,000 personas, proveyendo cuidado visual, dental,
ginecológico y de pediatría. Además se ofrecieron sesiones de consejería y clases de cocina saludable. Otras actividades que se organizaron incluyeron conciertos de música cristiana, la distribución masiva del libro El Camino a Cristo y actos de bondad en favor de la comunidad. Este tipo de eventos se repitió trimestralmente, generando más de 1,000 interesados en estudiar la Biblia. Además se utilizaron los medios de televisión y radio para transmitir los programas de Escrito Está.

La alcaldía de la ciudad estuvo asombrada por la obra en favor de la comunidad y en gratitud se encargaron de proveer el estadio de fútbol, las sillas, la tarima y el equipo audiovisual donde se llevaría a cabo la campaña de evangelismo. Además estuvieron presentes cada noche para escuchar los temas del Pr. Costa.

Otra gran bendición que ocurrió es que el programa fue transmitido en vivo cada noche por el canal local de Motozintla y por cuatro estaciones de radio cuya señal alcanzaba el país vecino de Guatemala.

El Pr. Robert Costa tuvo la oportunidad de visitar a los líderes de la ciudad durante en sus casas y oficinas para agradecerles personalmente y orar por ellos. Estos líderes mostraron gratitud y no faltaron a las reuniones de evangelismo. En la actualidad, dos de ellos han decidido estudiar la Biblia y apoyan futuros eventos de la Iglesia Adventista.

Eventos de evangelismo, donde las personas trabajan en equipo, donde se dedica tiempo y servicio por el bien de los demás, traen consigo fruto. El Señor nos insta a servir a nuestro prójimo. Y cuando ellos ven un acto de bondad y comprenden cuán importantes son para Jesús, están más interesados en conocer al Dios de la Biblia porque lo han visto reflejado en sus seguidores.

¡Que Dios te bendiga!

Un Futuro con Esperanza para Cuba

Cuba: Un futuro con esperanza

“¿Dónde puedo obtener una Biblia?” el joven preguntó. Él había estado esperando para hablar conmigo después de la reunión, y ahora estaba mirando expectante con esperanza en sus ojos.

Él nunca había tenido un Biblia, dijo, y su mayor deseo era poder leer una. Su nombre era Pablo, y mientras platicábamos, mencionó su deseo de conocer más a Dios, estudiar profecía bíblica, y especialmente saber más acerca de la Segunda Venida de Cristo. Prometí que le encontraría una Biblia.

Mientras se alejaba, una mujer se me acercó a preguntarme: “Pastor Costa, ¿puede decirme qué discutieron usted y ese chico?” Cuando me vio sorprendido, agregó: “Es mi hijo, y hasta esta semana no tenía ningún interés en Dios. Desde que comenzó a asistir a estas reuniones, ha cambiado por completo y parece que quiere más”.

Cuando le dije que me había pedido una Biblia, comenzó a llorar.

Esto sucedió en La Habana, Cuba, donde el pastor John Bradshaw y yo viajamos para presentar una serie de temas bíblicos centrados en Jesús, y en las doctrinas que nos ayudan a acercarnos más a Dios, algo que no se ve a menudo en Cuba.

La serie se tituló Un Futuro con Esperanza, que tiene un profundo significado para la gente de un país que necesita desesperadamente esperanza.

Del 6 al 14 de marzo de 2015, el pastor Bradshaw predicó y yo traduje sus presentaciones. Los asistentes estaban al borde de sus sillas, literalmente, sin querer perderse ni una sola palabra, ya que la presencia del Espíritu de Dios se sentía de manera poderosa.

Los que no estaban sentados estaban de pie en los pasillos, en el balcón, o mirando a través de las ventanas y abarrotando la iglesia. Cada noche, seis autobuses traían personas de diferentes partes de la ciudad para asistir a las reuniones.

La presencia del Espíritu Santo fue palpable en cada mensaje. Había poder del Cielo en las palabras del pastor Bradshaw, y la gente lo sintió. Avanzaban cada noche, tomando decisiones para Jesús.

“Nunca antes habíamos escuchado el mensaje profético de la Biblia presentado de esta manera”, dijo el pastor Anoldis Matos. “Muchos grupos vienen a Cuba. Algunos traen programas musicales, otros comparten estudios bíblicos, pero estas presentaciones son poderosas, claras y prácticas”.

Una práctica generalizada en Cuba es la santería, una forma de vudú respaldada y alentada por el gobierno. El mensaje claro del pastor Bradshaw sobre lo que dice la Biblia acerca de estas prácticas y el estado de los muertos tuvo un gran impacto en los corazones y las mentes de los asistentes.

Las necesidades en Cuba son grandes. En muchos sentidos, es un país congelado en el tiempo y aislado del resto del mundo, pero la gente es cálida y amigable, con ganas de aprender más acerca de Dios.

Muchas cosas que damos por sentado en Estados Unidos son escasas en Cuba. Cuando viajamos a Cuba, nos pidieron que trajéramos artículos sencillos, como betún para zapatos, cepillos de dientes e incluso lápices, para que las personas pudieran completar las tarjetas de estudio bíblico.

Otro producto escaso es la Biblia. Es por eso que Pablo estaba tan ansioso de conseguir una. Tanto John como yo dejamos la mayor parte del contenido de nuestras maletas con personas agradecidas. El salario mensual promedio en Cuba es de $18.

Sin embargo, más que la necesidad material es la necesidad espiritual de la gente. Están ansiosos por aprender más acerca de Dios y tener esperanza de un futuro mejor.

Al final de nuestras reuniones, 42 preciosas almas aceptaron públicamente a Jesús a través del bautismo. Salimos de Cuba sabiendo que hay un futuro de esperanza para ellos, porque siempre hay esperanza cuando Dios entra en una vida y cambia un corazón.

Por favor, continúen orando por Escrito Está. En este momento, el pastor Bradshaw y yo acabamos de regresar de una caravana nacional que cubrió las principales ciudades de Bolivia, predicando diariamente en una nueva ubicación. Los líderes de la iglesia en Bolivia nos dicen que miles de personas que se vieron impactadas por este evento ahora están estudiando la Biblia en grupos pequeños.

¡Jesús viene pronto y tenemos que decírselo al mundo!